Un asado para los pibes

«Gordo Dan»: de X a la vida real entre los comedores y la política

Gordo Dan
Compartí esta nota:

Ante los dichos del cura Olveira se preparó una movida solidaria guiada por el militante libertario. Se realizó para colaborar en barrios humildes.

Hace unos días el sacerdote Francisco Olveira emitió un fuerte mensaje de repudio hacia los votantes de Milei y desencadenó la organización de un asado por parte de jóvenes libertarios bajo el liderazgo del «Gordo Dan», como se lo conoce popularmente en la red social X.

La semilla del repudio

“Paco” Olveira es miembro de los Curas en Opción por los Pobres y presidente de la Fundación Isla Maciel. Hace tiempo que colabora con la alimentación de familias en la pobreza. También es un militante kirchnerista y no permanece neutral ante la posibilidad de opinar sobre la política argentina.

El día 22 de noviembre el cura Olveira hizo pública su opinión sobre los resultados del ballotage. Planteó el claro repudio hacia el candidato ganador de los comicios y las personas que lo ayudaron a lograrlo. Instó a los votantes del libertario a que eviten presentarse en los comedores y servicios de ayuda social en los que él colabora a partir de ese momento.

La reacción libertaria

Frente a la fuerte declaración del cura-militante se desató en X una ola de comentarios enojados con esta persona. Se lo insultó y cuestionó por prohibir a las familias humildes que hayan votado por Milei asistir a los comedores.

Entre las personas que criticaron los enunciados se encontraba el “Gordo Dan”. Un joven reconocido en X los últimos años. Su nombre real es Daniel Parisini y es médico. Se caracteriza por utilizar las redes para criticar a la política peronista y apoyar, desde hace tiempo, a Milei. Incluso fue, en X, uno de los principales referentes de la oposición al gobierno de Alberto Fernández durante la cuarentena por Covid-19. Tiene 109.400 seguidores en la red social y no duda en utilizar su perfil para hacerse escuchar.

Entonces, bajo el liderazgo del Gordo Dan, los libertarios organizaron un asado para personas humildes del barrio en el que trabajaba el cura Olveira. Ya existían precedentes de esto: durante la pandemia, frente a la dura crisis económica que golpeó al país, el Gordo Dan organizó también asados para los pibes carenciados de diversos merenderos de Buenos Aires.

Se preparó una colecta de dinero y al instante se sumaron en acción muchos jóvenes liberales seguidores de Dan. Como se mencionó en una entrevista, al principio costó encontrar un lugar para el evento, hasta que dieron con el comedor de Paco Olveira en el barrio Libertad del partido de Merlo. Hicieron los contactos necesarios y se confirmó la realización del asado.

El día de ayer se cumplió lo prometido. Lo llamaron el “Gran Asado Argentino”, se encargaron de transmitir por Youtube toda la jornada y en X difundieron bajo el hashtag de #ArgentinaGrandeOtraVez, apelando a lo que el expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, le dijo a Javier Milei al saludarlo luego de su triunfo electoral.

Muchas personas agradecieron el gesto del Gordo Dan y lo consideraron como un acto de solidaridad. Otros lo criticaron por hacerlo bajo “intereses políticos”, planteando que en el caso de no haber existido el posicionamiento del sacerdote los libertarios no hubieran colaborado con el comedor.

“Dan hermano, fue espectacular lo que hiciste. Hoy la gente del lugar estaba alegre y me decía que era el único asado que comieron en el año. Una señora vino con vergüenza a pedirme si podía llevarle carne a su flia de 8 personas, casi lloro. Sos un ídolo.” – Posteo en X

También el mismo Paco Olveira se pronunció sobre la organización bajo el liderazgo de Dan.

La politización de la solidaridad

Hubo críticas de ambos lados de la grieta política argentina hacia los protagonistas de estos hechos. Sin embargo, no se perdió de plano el verdadero valor de las acciones sociales. El debate se termina por estancar en la discusión sobre el partido político de aquel que le dio comida a los humildes.

Una ideología o partido político no debe ser el criterio por el cual se prohíba la alimentación de un grupo social. Es contradictorio e inmoral que el derecho humano de la libertad de expresión, ejercida a través del sufragio, intervenga en la satisfacción de una necesidad básica de las personas como lo es la nutrición.

Compartí esta nota:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mantenete actualizado con nuestro boletín de noticias.

Suscribite ahora para recibir la información más relevante en tu correo.

Valentina Davolos

¿Hay violencia en el lenguaje? Si es así, ¿cómo es que llega a la violencia física?, ¿influye un Estado ausente?...

Contactanos completando el formulario