Poca repercusión

Cómo la libertad de expresión modifica a la sociedad

libertad de expresión
Compartí esta nota:

¿Hay violencia en el lenguaje? Si es así, ¿cómo es que llega a la violencia física?, ¿influye un Estado ausente?

El domingo 5 de mayo ocurrió un ataque en el barrio de Barracas. Cuatro chicas fueron quemadas en la pensión que habitaban. Hoy en día, tres de ellas fallecieron y la otra se encuentra en grave peligro. Estas mujeres fueron asesinadas por su vecino Justo Fernando Barrientos, quien las venía hostigando por su sexualidad. 

¿Hay violencia en el lenguaje? Si es así, ¿cómo es que llega a la violencia física?, ¿influye un Estado ausente?, ¿Por qué los medios hegemónicos locales no hablaron hasta que los medios internacionales lo hicieron?

Leach, un antropólogo británico, nos acerca a las primeras preguntas. El autor dirá que los humanos creamos barreras artificiales donde nos separa “nosotros” de los “otros” y esto se da a partir de la comunicación humana. Según Leach, existen tres tipos de otredad, pero el que es cercano pero impredecible es el que genera una deshumanización que lleva a la violencia.  Esto ocurrió con Barrientos, quien calificaba a sus vecinas como “engendros”, “tortas” y “gorda sucia”. Este tipo de estigmatizaciones llevó a que su último intercambio con ellas las amenace de muerte por el simple hecho de ser lesbianas.

Ahora bien, este tipo de actos, si bien no nos sorprenden porque han pasado a lo largo del tiempo, si sorprende- o quizás no ya que disolvió el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo; eliminó el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad y prohibió el lenguaje inclusivo en la administración pública – es el silencio atroz o la negación de un acto de odio por parte del gobierno de turno. 

Sociedad y Gobierno

El gobierno es el reflejo de una sociedad, la gente vota con lo que se siente más representada. El presidente electo, quien en sus discursos siempre transmite solamente con su tono de voz violenta, difunde mensajes que estigmatizan y cosifican a la mujer, la actual ministra de relaciones exteriores comparó a los gays como si fueran “piojos”, el vocero presidencial se burló cuando prohibieron el lenguaje inclusivo en la administración pública y disminuyó el asesinato de estas chicas por una simple palabra. Entonces ¿qué podemos esperar de una sociedad para que cambie, si votaron a políticos que reproducen mensajes de violencia y odio hacia la “otredad”?

Por otro lado, sorprende la poca repercusión que tuvo este ataque en los medios hegemónicos locales ya que estos, son los primeros en informar el primer robo de celular que ocurre en cualquier parte de la provincia de Buenos Aires. Se empezó a difundir este suceso, luego de que muchos medios de distintos países hayan mostrado a la luz lo sucedido en Barracas. Mostrando una vez más que estos medios responden a ciertos sectores que no les conviene hablar de ello.

Es necesario que el Estado difunda, a través de una agenda de género y diversidad, propuestas que concienticen y frenen con los discursos de odio para poder lograr una unidad en la sociedad.

Compartí esta nota:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mantenete actualizado con nuestro boletín de noticias.

Suscribite ahora para recibir la información más relevante en tu correo.

Valentina Almada García

La desconexión entre los dirigentes y las preocupaciones de la población ha debilitado significativamente la influencia política de la UCR....

Contactanos completando el formulario