"Medios tendrán que ir a pautar"

APESA: El fantasma de la reconversión de TÉLAM

TÉLAM
Compartí esta nota:

El periodista Eduardo Feinmann afirmó en un reciente programa de La Nación+ que la histórica agencia de noticias estatal hiper-deficitaria enfrentará una profunda transformación, que se centrará exclusivamente en gestionar la publicidad del Estado.

La salida de Nicolás Posse del Gobierno ha marcado un punto de inflexión en la reestructuración de Télam. Con su partida muchos funcionarios traídos por él al Gobierno se encontraron en la cuerda floja, pero Diego Chaher, quien ha actuado como interventor de la agencia, toma un rol protagónico. Chaher, abogado de profesión, está marcado como el artífice del «desarme» de la agencia.

Desde la Casa Rosada, se evalúa que Chaher ha cumplido con éxito su cometido. La implementación del plan de retiros voluntarios resultó en la salida de casi la mitad del personal de Télam. Esta reducción significativa de la plantilla le ha granjeado a Chaher un mayor espacio y reputación dentro del oficialismo, situándolo en una posición estratégica para controlar otras empresas públicas con vistas a su eventual privatización. Pasa a ser el verdugo de las empresas públicas.

De Télam a APESA.

El cambio de nombre de Télam a APESA (Agencia de Publicidad del Estado Argentino) simboliza un cambio de rumbo en las funciones y objetivos de la agencia. Según Feinmann, APESA se dedicará exclusivamente a gestionar la publicidad del Estado, eliminando su rol como agencia de noticias. Esta transformación implica que la nueva entidad funcionará con una dotación mínima de 80 trabajadores, en comparación con los cientos de empleados que Télam ha tenido históricamente.

Feinmann puntualizó que APESA «solo se va a ocupar de la publicidad del Estado«, subrayando que esta reorganización responde a una directiva del presidente Javier Milei, quien en marzo pasado ordenó el cierre de Télam, calificándola como “un medio de propaganda kirchnerista”.

El periodista también afirmó que APESA «va a volver a ser lo que en su momento era, una agencia de publicidad del Estado donde todos los medios tendrán que ir a pautar«.

https://twitter.com/lainternaok/status/1799107995743174722

También te puede interesar:
Kicillof eliminó la repitencia en secundarios: Consecuencias y repercusiones
La discusión que nadie esperaba sobre el cierre de corresponsalías de TÉLAM
El destape de los mecanismos de persecución a los empleados no kirchneristas dentro de Télam
¿Cómo se reposicionó Argentina en el ranking de libertad de prensa?

Reacciones y repercusiones

La reducción drástica de personal y el cambio de nombre representan, para muchos, el fin de una era en la historia de la comunicación estatal en Argentina. La agencia Télam, fundada en 1945, se consolidó como un pilar fundamental en la difusión de noticias y en la cobertura de eventos de relevancia nacional e internacional.

La historia de Télam está marcada por altibajos y cambios de dirección según los gobiernos de turno. La agencia tuvo constantes controversias y debates sobre su independencia y objetividad. La decisión de transformarla en APESA y reducir su personal a una mínima expresión plantea un punto final para la propaganda política disfrazada de periodismo estatal.

https://twitter.com/lainternaok/status/1765061085449908658

Sin embargo, este cambio también suscita preocupaciones sobre la concentración de la gestión publicitaria en una sola entidad y las posibles implicaciones para la pluralidad y diversidad informativa en el país.

Fin.

Compartí esta nota:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mantenete actualizado con nuestro boletín de noticias.

Suscribite ahora para recibir la información más relevante en tu correo.

Valentina Almada García

La desconexión entre los dirigentes y las preocupaciones de la población ha debilitado significativamente la influencia política de la UCR....

Contactanos completando el formulario